Germinados, ¿Qué significa germinar?

Germinados, ¿Qué significa germinar?

Germinar es crear las condiciones idóneas para despertar la vida.

Los germinados son brotes repletos de vida, un alimento muy energético que encierra el secreto de la vida, ningún otro alimento proporciona al ser humano tanta salud, vitalidad y ganas de vivir. Cuando una semilla germina se produce un florecimiento de sustancias vitales que serán el sustento de la futura planta. No son sólo el alimento vivo más antiguo sino que están repletos de clorofila, enzimas, vitaminas y aminoácidos. Cuando hablamos de alimentos vivos estamos haciendo referencia a alimentos fermentados, cultivados y germinados por eso las frutas y verduras frescas que no se ha sometido a cocción se consideran alimentos vivos y fértiles. Son el único alimento que cuando lo llevamos a la boca todavía está vivo, por ello se dice que comer germinado es comer vida. Son un alimento completo, sano y ecológico (imprescindible el uso de semillas libres de tóxicos), muy fáciles de elaborar y económicos.

Las semillas, al germinar, liberan los nutrientes que almacenan en su seno a modo de estallido, adquiriendo así un altísimo valor alimenticio. Las semillas tienen la potencialidad de producir una nueva planta, una nueva vida y transferir esta energía vital al cuerpo humano

La germinación aumenta de forma extraordinaria al aporte vitamínico de las semillas ya de por sí muy nutritivas.

La semilla está compuesta de una estructura base (germen o embrión) y de una reserva nutritiva que lo alimentará, todo ello recubierto de una envoltura protectora. Antes de la germinación , las semillas son ya una fuente excepcional de sustancias energéticas de reserva: glúcidos, prótidos, lípidos, sales minerales, vitaminas y fermentos.

Detail keimende Eichel (Rot-Eiche)

Las semillas, al ponerse en remojo, empiezan a desarrollarse, duplican su volumen, la cáscara se ablanda y se abre y las enzimas se activan y comienza la fantástica transformación, gracias al oxígeno y el calor necesarios.

Este proceso de transformación se divide en tres fases:
• Las sustancias se transforman
• Parte de las reservas energéticas se dirigen hacia el embrión
• Se elaboran sustancias nuevas

Samen und Sprossen von Linsen, Rettich und Quinoa

La acción de las enzimas desencadena nuevas metamorfosis:
• Las sustancias de reserva son pre-digeridas y se transforman en aminoácidos, algunos de los cuales son imprescindibles para el ser humano.
• Las sales minerales se multiplican
• Se sintetizan abundantes vitaminas y fermentos.
• Las grasas se convierten en ácidos grasos y el almidón en azúcares más simples lo que facilita un menor esfuerzo al aparato digestivo. La energía se libera más rápido y se produce un efecto estimulante.
• Se forma la clorofila
• Los ácidos y las toxinas, que están presentes en la semilla para su defensa, se descomponen.
• El volumen y el contenido de agua pasa de un 5-12% de la semilla a un 70% en el germinado.

Consumir semillas germinadas es “comer vida de primera mano”, lo que significa incorporar juventud, vigor y energía regeneradora a todas las células del cuerpo.

Germinado significa activo, productivo, útil, nutritivo. Cuando comemos semillas germinadas incorporamos todas estas energías a nuestro cuerpo y a nuestra vida.

Se trata pues del alimento más nutritivo y vital al mínimo precio. Es muy barato y nada procesado por lo que la germinación nos permite además participar en el cuidado del planeta y sus recursos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *