Yemoterapia, ¿qué es?

Yemoterapia, ¿qué es?

La yemoterapia es una rama de la fitoterapia, se trata de la medicina de los brotes, es el uso de tejidos vegetales embrionarios en crecimiento como los brotes tiernos, las yemas frescas y las raicillas que se maceran en una mezcla de agua, alcohol y glicerina para obtener un extracto que se denomina “macerado glicerinado”.

Fue el doctor belga Pol Henry (1918-1988), gran observador de la naturaleza y sus misterios y en particular de la energía de los árboles, quien, orientado hacia la fitoterapia, desarrolló este nuevo enfoque terapéutico mediante el estudio de los efectos de los extractos de yemas planteando la hipótesis de que el meristemo debía contener toda la energía informativa del desarrollo de los árboles. Al macerar las yemas y brotes tiernos de los árboles en tres solventes diferentes, pero complementarios, encontró la forma de extraer su “quintaesencia” en forma de macerado glicerinado. Y gracias al estudio sistemático de toda una serie de yemas y brotes tiernos que denominó fitoembrioterapia, nueva variante de la fitoterapia, pudo publicar los fundamentos de su método y los resultados clínicos de su nuevo enfoque fitoterapéutico a partir de 1970, convirtiéndose en el fundador de este revolucionario método terapéutico, al que posteriormente el doctor Tétau denominó “yemoterapia”. Según los datos facilitados, podemos hablar de una terapia bastante joven y todavía muy desconocida por el público en general y que actualmente se encuentra en pleno desarrollo.

blog.yemoterapia(3)

En su base, la yema, presenta una zona de meristemo formado por células indiferenciadas, de vacuolas pequeñas y densas, de paredes delgadas y plastos no funcionales (no hay fotosíntesis) que se multiplican rápidamente. Esta zona no se muere nunca (embriogenia indefinida) y produce cada año las hojas del árbol porque una sola de estas células embrionarias puede reconstruir, in vitro, el vegetal en su totalidad. Me parece espectacular esta nueva versión de la fitoterapia. La naturaleza no deja de sorprendernos.

Las yemas de los vegetales, formadas en su mayor parte por tejidos embrionarios, contienen toda la potencia y la energía de la futura planta. Estos tejidos embrionarios son totipotentes y se encuentran en una fase de multiplicación celular intensa, contienen más ácidos nucleicos (información genética) que los demás tejidos y además contienen minerales, vitaminas, enzimas, oligoelementos, hormonas y sobre todo la savia mineral que produce el árbol en primavera. Seguimos dando valor a la fitoterapia.

La palabra “yemoterapia o “gemoterapia” vienen del latín gemma, término que significa a la vez brote y piedra preciosa y también hace referencia a la sal gema que se extrae de las minas, de ahí que el doctor Pol Henry definiese la “yemoterapia” como la terapéutica que se basa en realzar la energía biológica potencial de los vegetales y minerales. Y es que la yema se puede considerar como una estructura mineral sin vida aparente que se desarrolla en invierno cuando el árbol está como muerto. También la palabra gémula procede del latín gemma y significa la yema que en el embrión de la planta es rudimento del tallo y da lugar la planta joven (plántula) durante la germinación.

Esta joven terapia es una verdadera fitoembrioterapia, es decir, fitoterapia de la embriogénesis vegetal, y representa toda una actividad de los tejidos vegetales en la estimulación, la regeneración y el drenaje celular.

blog.yemoterapia

Los macerados glicerinados de las yemas estimulan los órganos de eliminación, ejercen una acción drenante y facilitan la desintoxicación el organismo.

El extracto de yemoterapia representa un auténtico concentrado de información porque contiene toda la esencia del árbol del que procede la yema. Así lo demuestran estudios de diferentes macerados glicerinados de yemas donde se encuentran propiedades medicinales de flores, hojas y frutos y eso explica la gran eficacia de la acción de los extractos de yemas.

La yemoterapia es una fitoterapia global que moviliza las energías biológicas potenciales de los elementos embrionarios del vegetal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *